Uno de los hijos de la familia Comfamiliar Risaralda está de cumpleaños. Cuenta la historia que en 1982 nació, en una pequeña finca ubicada en el sector de Galicia, entre Pereira y Cerritos, lo que hoy propios y extraños conocen como el Parque Consotá, un lugar lleno de magia y aventura, donde todos los que tienen la fortuna de conocerlo, quieren regresar, y aquellos que allí laboran jamás se quieren ir, pues más que compañeros, encontraron amigos y hermanos.

Este es el caso de Martha Lucía Betancourt, quien con 29 años al servicio de la Caja de Compensación en el Parque Consotá, se ha ganado el respeto y la admiración de sus pares y superiores, quienes destacan la labor que esta mujer ha realizado en csi tres décadas de servicio.

“Un día vine a pasear y conocí a un compañero, posteriormente él fue quien me ayudó a entrar. Inicialmente empecé como aseadora, con el tiempo fui pasando por varios puestos, y ahora me encuentro en el ropero de la piscina con olas. Trabajar aquí es lo mejor que me ha pasado, un lugar lleno de naturaleza, de aire puro, pero sobre todo de personas encantadoras. Yo me doy el gusto de laborar en la mejor empresa de la región”, expresó Martha Lucía, quien todavía recuerda su llegada aquel jueves 18 de octubre de 1988.

Y como ella, son muchos los colaboradores del Parque Consotá, que, con la mayor alegría, se despiertan a diario y dan gracias a Dios por ponerlos en este lugar, pues no solo tienen un trabajo, también cuentan con la posibilidad de crecer profesionalmente.

“Un amigo de Quimbaya, Quindío, de donde soy, me dijo que enviara la hoja de vida, en ese entonces a Comfamiliar Galicia, que estaban necesitando personal, afortunadamente pasé la entrevista y el 20 de septiembre de 1991 empecé a trabajar en mantenimiento de prados, luego pasé a manejar los cars, también estuve en mantenimiento, y desde 1998 estoy en la seguridad del parque, aquí he tenido la oportunidad de crecer como persona y laboralmente”, acotó Alberto Martínez, quien en pocos días cumplirá 26 años haciendo parte del equipo Parque Consotá.

 

Una nueva oportunidad

Reza un refrán popular que ‘después de la tormenta llega la calma’, y por qué no, una nueva oportunidad, de ello da fe María Elena Piedrahita, quien sintió que el mundo se derrumbaba cuando recibió la noticia del fallecimiento de su esposo Néstor Martínez, ese hombre bueno que por muchos años prestó sus servicios en Comfamiliar Risaralda.

Afortunadamente, la empresa no la dejó tirada y por el contrario la acogió, a tal punto que los administradores de entonces la invitaron a trabajar con ellos en memoria del buen desempeño de su esposo, desde ese momento han pasado 25 años.

“Mi esposo tuvo un accidente de trabajo y falleció, entonces la empresa me llamó para darme la oportunidad de prestar mis servicios acá, nunca me imaginé que laboraría en una empresa tan reconocida, donde los superiores tienen un gran don de gente. Estando aquí pude conseguir mi casa e irla mejorando, usted no se imagina lo feliz que me siento portando este uniforme y haciendo bien mi labor”, afirmó María Elena, quien hace parte del grupo de aseadoras.

DSC 6524 min

El deporte y Consotá

Muchos son los colaboradores, que gracias a sus destrezas deportivas, han tenido la oportunidad de hacer parte de la familia Comfamiliar, pues constantemente en sus instalaciones se juegan distintos torneos, y cuenta con varias escuelas de formación y dos deportes competitivos: fútbol y patinaje.

La historia de amor entre Ángel María Marín y Comfamiliar, inició literalmente a las ‘patadas’, pues entró a hacer parte de la empresa gracias a sus habilidades con la ‘pecosa’. “Llegué debido al fútbol, afortunadamente me ha ido bien jugando, entonces me llamaron a jugar el torneo interno y ahí me dieron trabajo. Los colaboradores que llevamos un buen tiempo en esta gran familia podemos contar lo benévola que ha sido esta experiencia para nosotros. En mi caso, no solamente he adquirido las cosas materiales, sino que aquí conocí a mi esposa, vivo muy agradecido", concluyó Ángel María, a quien pueden encontrar cumpliendo su labor en el almacén de mantenimiento.

Sin lugar a dudas, los testimonios de Martha, Alberto, María y Ángel, son el reflejo del sentir de la mayoría de colaboradores, que de martes a domingo, entregan todo su talento al servicio de los usuarios que llegan a diario en busca de diversión, deporte, descanso, cultura, pero sobre todo de buena atención, esa que afortunadamente abunda en este lugar donde todos se divierten.

¡Feliz Cumpleaños Parque Consotá!

Comunicados >
En familia se vivió el Fin de Semana del Afiliado | Conoce nuestras nuevas atracciones | Horarios y tarifas nuevas atracciones | ¡Mañanas, tardes y noches de diversión! | Todo es mejor cuando viene en combo |
© Todos los derechos reservados COMFAMILIAR RISARALDA 2015
Imagen Vigilado Supersubsidio