Foto de la súper guía Margarita Ortiz Alarcón

Entre caballos, cabritos, vacas, cerdos y pájaros, transcurre la vida laboral de Margarita Ortiz Alarcón, una técnica en guianza turística, egresada del SENA, quien desde hace seis años labora como guía en la Granja de Noé, uno de los principales atractivos del Parque Consotá. Esta mujer baja de estatura, pero de voz fuerte y aguardientosa, se ha ganado la admiración de propios y extraños, no solo por el conocimiento de su puesto, sino por el don de gente, que según ella, es la mejor herencia que le dieron sus padres.

Todos los días, Márgara, como la llaman de cariño sus compañeros, llega a las 8:00 de la mañana a su lugar de trabajo, y acompañada de uno de sus grandes amores, Lola una perra labradora, inicia su jornada. Pasa de corral en corral saludando a aquellos seres que ha adoptado como sus hijos, esos que aún no tiene, pero que espera traer al mundo en algún momento.

“Trabajar con animales es una bendición, a pesar de que no hablan, siempre transmiten, te entienden y se hacen entender, muestra de ello es Lola, a quien trajeron hace dos años y es como si fuera mía, me espera a que llegue en las mañanas, me hace la bulla para que la saque y siempre está a mi lado. Los animales cuando me sienten, al momento que estoy dando los recorridos con los turistas, saben que llegó Márgara, (risas), por ejemplo cuando entro al aviario y empiezo a hablar de Reina, el cisne negro, ella se pone alerta y se va viniendo por todo el lago hacia donde estamos nosotros, y así pasa con la mayoría de ellos”.

Foto de Margara guiando a una visitante de la Granja

Pero el que hoy esta pereirana sea parte del show en la Granja de Noé no es gratuito, pues nació rodeada de animales y naturaleza en el corregimiento La Bella, donde con el acompañamiento de sus padres, Gerardo y Rubiela y de sus cinco hermanos, aprendió a cultivar la tierra y a amar a sus semejantes, esos que cada que culminan un recorrido por el lugar, reconocen su trabajo con un gran aplauso.

Y quizá ese empuje y esa verraquera, cualidades de las mujeres colombianas, la han llevado a alcanzar sus logros, los cuales, según ella, no habrían sido posibles sin la ayuda de los ‘ángeles’ que encontró en Comfamiliar. Gracias a la caja de compensación y a sus líderes, en tan solo seis años Margarita ya tiene, literalmente, casa, moto y beca, actualmente realiza sus estudios universitarios y cursa tercer semestre de Administración de Negocios.

“Dios va poniendo personas en el camino para que uno vaya cumpliendo sus sueños. Desde que estaba en la finca soñé con tener un apartamento y Comfamiliar Risaralda me dio la oportunidad con un proyecto llamado VIPA, Vivienda Para Ahorradores. El jefe de aquí del parque, John Jaime Marín, un día nos citó, nos contó la idea de las viviendas, yo le dije: ‘jefe, pero es que no me alcanza’, y la respuesta fue: ‘cómo que no Márgara, hágale, hágale’, y gracias a ello hoy tengo mi casa, la estoy pagando, pero la tengo, (risas). Si usted llega a Comfamiliar y demuestra compromiso con la empresa, la empresa se compromete con usted”.

En la actualidad, esta mujer, a quien sus compañeros reconocen como una líder, hace parte de la selección de fútbol de su empresa, equipo que el próximo agosto viajará a Neiva y entrará en competencia en los Juegos Intercajas.

“Si uno trabaja en lo que le gusta, si uno hace lo que realmente le nace y lo hace de corazón, eso es lo que transmite, y ese ha sido mi secreto”, concluyó.

Comunicados >
Todo es mejor cuando viene en combo | No esperes que te cuenten nuestros subsidios | Tiempo de diversión con Risaloca y los Desagradecidos | Prográmate desde ya con las Noches Pereiranas | Si vas a dar un paseo, que sea a Caballo |
© Todos los derechos reservados COMFAMILIAR RISARALDA 2015
Imagen Vigilado Supersubsidio